Estructura de un Proyecto Social

La estructura de un proyecto es un reflejo de cómo fue planificado. Si bien no existe un consenso universal  sobre  cuál es la estructura de un proyecto social, desde CONTENIDOS te compartimos una para realizar un proyecto de impacto:

  • Título: que sea claro y representativo
  • Definición del problema: que incluya antecedentes y datos actualizados de la situación actual
  • Objetivos: generales y específicos
  • Población objetivo: definición de la cantidad y características de la población directamente beneficiada
  • Región donde se llevará a cabo:  descripción y características del contexto
  • Cronograma de actividades
  • Grado de innovación del proyecto: ¿cuál es el aporte diferencial de tu proyecto respecto a otras iniciativas que buscan dar solución al problema planteado?
  • Estrategia de monitoreo y evaluación: describir el enfoque metodológico, los indicadores y los resultados esperados del proyecto
  • Riesgos: son las situaciones inciertas que podrían afectar los objetivos. Es clave poder desarrollar ¿qué haríamos  para mitigar los efectos negativos en caso de presentarse esas situaciones? 
  • Presupuesto: recursos propios y recursos provistos por terceros

Además, mencionar de qué forma tu proyecto se alinea con la Agenda 2030  contribuyendo a algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), es cada vez más relevante en la estructura de un proyecto.

Por último, cuando el proyecto lo llevan a cabo varios actores sugerimos que una organización lo lidere  y que se genere un acuerdo interno dónde queden claras las responsabilidades de cada parte, las tareas y los plazos para realizarlas. Si bien cuanto más actores sumemos, todo se complejiza desde CONTENIDOS creemos que la pluralidad de visiones siempre enriquece los proyectos.

¡Ahora te invitamos a ponerlo en práctica!

Abrir chat