Un camino con corazón

Emprender el camino hacia el desarrollo de un proyecto requiere de convicción, compromiso, valentía y por sobre todo, de corazón. Don Juan, a quien Carlos Castaneda eligió como su maestro, sostenía que: “debes tener siempre presente que un camino es sólo un camino; si sientes que no deberías seguirlo, no debes seguir en él bajo ninguna condición. (…) Pero tu decisión de seguir en el camino o de dejarlo debe estar libre de miedo y de ambición. Mira cada camino de cerca y con intención. Luego hazte a ti mismo una pregunta ¿tiene corazón este camino? (…) Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no. Uno te hace fuerte; el otro te debilita”.

Encontrar el camino mediante el cual podemos sumar nuestro granito de arena al mundo y llevarlo a la acción como un proyecto, puede ser una de las experiencias más transformadoras y significativas de nuestra vida. La pasión, es uno de los condimentos fundamentales para comprometernos con una tarea. Cualquier proyecto que emprendamos con corazón ya tiene, en gran medida, el éxito garantizado. A esto, es necesario sumarle una dosis de planificación, sistematización y una metodología sólida, para poder ver plasmado en la realidad, ese impacto que queremos lograr.

Abrir chat